Texto y foto: Luis Miguel Ruiz Gordón

Descripción
Es un árbol de la familia de las Salicáceas, de hoja caduca, aspecto erecto y estilizado y puede alcanzar una altura de hasta 30 metros. El tronco y las ramas suelen ser rectos, la corteza es de color grisáceo, más lisa en su etapa joven y en las zonas más altas del tronco y más rugosa, parda y agrietada cuanto más viejo es el árbol y más baja se localiza. Sus hojas pueden medir 10 centímetros de longitud, son simétricas, alternas y tienen forma acorazonada, el borde dentado y un largo pecíolo, el haz es de color verde brillante y más oscuro que el envés, algo más claro y mate. Este árbol tiene pies de distinto sexo con flores sin sépalos ni pétalos que cuelgan en forma de amentos, unos son masculinos, tienen color rojizo y miden hasta 9 centímetros de longitud y otros son femeninos, de color verdoso y llegan a los 15 centímetros de longitud. Los frutos son cápsulas bivalvas y las semillas están dotadas de una pelusilla blanca que facilita su dispersión. Durante la primavera los vilanos seminales inundan el ambiente y el entorno cercano a las choperas se cubre de una capa algodonosa.

Floración
La floración tiene lugar en febrero y marzo, antes de que broten las hojas, y los frutos maduran en abril y mayo.

Otros datos
Por lo general se les llama chopos a todos los álamos, pero quizás esta especie es la más representativa de este nombre vulgar. Su origen parece estar entre Europa y Asia y es una especie asociada a terrenos húmedos y a las riberas de ríos o arroyos. Durante el otoño es uno de los árboles más llamativos, sus hojas adquieren un intenso color amarillo limón, sus tonos dorados transforman el paisaje ribereño y han inspirado a infinidad de artistas. Es una especie que se cultiva para madera por su rápido crecimiento, puede alcanzar su talla óptima en tan solo 13 años y las semillas se han utilizado en medicina popular para aliviar las hemorroides.

Like This!